Ancianos de Huétor Tájar se envían cartas a través de sus auxiliares de ayuda a domicilio

Bienestar Social

Los mayores hueteños se cuentan anécdotas o recuerdos del pasado, y se envían cariñosos mensajes con la esperanza de poder volver a verse muy pronto

Se trata de una original iniciativa puesta en marcha por los Servicios Sociales Comunitarios Huétor Tájar- Montefrío para evitar el deterioro cognitivo de estos mayores, que apenas salen de casa

En las cartas, los mayores hueteños se cuentan anécdotas o recuerdos del pasado, y se envían cariñosos mensajes con la esperanza de poder volver a verse muy pronto

Las auxiliares de ayuda a domicilio de Huétor Tájar se han convertido durante la pandemia de COVID-19 en carteras. Y todo gracias a una preciosa iniciativa puesta en marcha por los Servicios Sociales Comunitarios.

Desde hace unas semanas, vecinos mayores de la localidad, algunos de ellos de más de 90 años, escriben cartas a otros ancianos. Y es que llevan más de un año sin verse debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus. En ellas, se cuentan anécdotas o recuerdos del pasado, y se mandan cariñosos mensajes con la esperanza de poder verse muy pronto. Posteriormente, son las auxiliares de ayuda a domicilio las encargadas de hacerlas llegar a sus destinatarios. En muchos casos, ellas son el único contacto con el mundo exterior de estas personas.

Una experiencia emocionante

La directora de los Servicios Sociales Comunitarios Huétor Tájar-Montefrío, Paqui Fernández Mantas, explica que “este proyecto está siendo una experiencia muy emocionante. Sirve para ayudar a nuestros mayores a mantener su mente activa. También a tener una ventana abierta al exterior, en un año muy difícil. Muchos de ellos apenas han salido a la calle”.

Este taller recibe el nombre de ‘”Quién soy?”. Una vez que el destinatario de la carta la recibe y contesta al remitente, se organiza una videollamada entre ellos. A través de las auxiliares de ayuda a domicilio, se organiza una videollamada por WhatsApp para que se vean. Así, comprueban si se acuerdan de ellos y hablan del pasado. “Esto es especialmente útil en personas con algún tipo de deterioro cognitivo, como Alzheimer. Además, supone una experiencia con una fuerte carga emocional para nuestros usuarios”, señala la concejala de Bienestar Social de Huétor Tájar, Encarni Redondo.  

Esta actividad es uno de los talleres que los Servicios Sociales Comunitarios hueteños han puesto en marcha desde que comenzó la pandemia. Gracias a él, promocionan la autonomía de los usuarios de ayuda a domicilio y combaten el gran deterioro cognitivo, emocional, social que la pandemia ha provocado en los mayores.

También hay talleres de fotografía, dibujo o música, “con los que pretendemos que estos mayores cambien el foco de sus pensamientos y sean más positivos, y así mejorar su estado de ánimo”.